9/10/17

Reseña Escrito en el agua



TÍTULO: Escrito en el agua

AUTOR: Paula Hawkins

EDITORIAL: Planeta

PRECIO: 18,90 €

NÚMERO DE PÁGINAS: 560

SINOPSIS: Pocos días antes de morir, Nel Abbott estuvo llamando a su hermana, pero Jules no cogió el teléfono, ignoró sus súplicas de ayuda. Ahora Nel está muerta. Dicen que saltó al río. Y Jules se ve arrastrada al pequeño pueblo de los veranos de su infancia, un lugar del que creía haber escapado, para cuidar de la adolescente que su hermana deja atrás. Pero Jules tiene miedo. Mucho miedo. Miedo al agua, miedo de sus recuerdos enterrados largo tiempo atrás, y miedo, sobre todo, de su certeza de que Nel nunca habría saltado…  


El año pasado leí La chica del tren (del que tenéis reseña en el blog) y aunque no me pareció nada del otro mundo el libro me lo leí rápida y pasé un rato intrigada y entretenida, así que cuando vi que la autora había sacado un nuevo thriller no dudé en leerlo y a continuación os cuento que me ha parecido.

Escrito en el agua no es la historia de nadie en particular, es la historia de muchas personas, concretamente de varias mujeres. En torno a ellas giran todos los misterios del libro, puesto que todas han muerto ahogadas, aparentemente suicidándose, en el río que pasa por su pueblo, así que esta es la historia de las causas y consecuencias que sus muertes han tenido para todo el pueblo y, más en concreto, para sus familias.

El libro no es nada del otro mundo, es un thriller veraniego que cumple con su función de lectura rápida y entretenida y ya está. No destaca más allá de eso ni por su narración ni por sus personajes. Tampoco esperéis una resolución intrigante ni explicación a muchas de las cosas que ocurren, pues creo que la autora para dar varias respuestas se mete en berenjenales de los que luego no sabe cómo salir y deja a medio responder o con deficientes respuestas. Durante la historia da muchos rodeos hasta llegar donde quiere llegar y cambia mil veces de culpable yendo de una persona a otra o volviendo a la misma una y otra vez para al final dejar la explicación del misterio en menos de tres lineas. 

Ya he dicho que no destaca por su narración, de hecho, me ha parecido lo peor del libro, y no es por el hecho de que la historia esté narrada por unos diez personajes y sea confuso, sino por el continuo cambio de persona en el narrador. Al estar narrada por muchísimos personajes la autora también hace un cambio de persona para cada uno y mientras unos narran en primera persona otros están narrados en tercera por un narrador omnisciente, así que hay muchísimos cambios de tiempo verbal que a mí me han dificultado la lectura.
No era un lugar propicio para suicidarse; era un lugar propicio para librarse de mujeres conflictivas. 
En cuanto a los personajes tampoco hay mucho que contar. A mí los personajes de este tipo de thrillers me parecen todos iguales (como en las novelas jueveniles), siempre están atormentados por su pasado, esconden algo relacionado con el misterio principal o están obsesionados con llegar al final del misterio. En este libro cumplen esas tres características y no predomina en ellos ningún sentimiento positivo, lo que ha hecho que me sacaran de quicio en algunos momentos, especialmente Jules y Lena.

Si os gustó La chica del tren este libro también os gustará, son dos libros que tienen la misma forma y personajes casi idénticos, si no os gustó pero estáis buscando un thriller corto y rápido de leer tampoco os desfraudará.


3/5

26/9/17

Reseña El palacio malvado



TÍTULO: El palacio malvado

AUTOR: Erin Watt

EDITORIAL: Oz

PRECIO: 17€

NÚMERO DE PÁGINAS: 336

SINOPSIS: La joven Ella Harper ha sido la última en llegar al palacio de la familia Royal y, aunque los cinco hijos de Callum Royal intentaron hacerle la vida imposible, finalmente se ha hecho un hueco y ahora es la pareja de uno de ellos, Reed. Todo cambia cuando Brooke, la prometida de Callum, muere asesinada y todos los indicios apuntan a Reed. Además, las preocupaciones de Ella no acaban ahí: su padre, supuestamente fallecido, está vivo, y la quiere fuera de la mansión de los Royal. Ella tendrá que descubrir al verdadero asesino si quiere salvar a Reed de la pena de muerte.


Última parte de esta trilogia sobre los Royal que, como llevo diciendo desde la primera parte (de la que tenéis reseña en el blog), es mala, pero engancha porque, seamos sinceros, que una cosa nos enganche o nos guste no significa, objetivamente hablando, que sea buena y esto es lo que pasa con esta saga, aunque no con esta última parte que, la verdad, deja mucho que desear en todos los sentidos. No hace falta decir que la reseña tiene spoilers de las dos partes anteriores, avisados quedáis, y ahora sí que sí vamos al lío. 

La historia parte del mismo punto en el que termina El principe roto, o sea, nos encontramos a Reed detenido por el asesinato de la prometida de su padre, Brooke, y al recién resucitado padre de Ella. A partir de ahi el libro irá ahondando en como los Royal lidian con la acusación de asesinato de Reed y cómo afecta la vuelta de Steve a sus vidas.

Dentro de lo malos que son todos los libros, tengo que decir que este me ha parecido el peor de los tres con mucha diferencia. Primero porque no sucede nada en todo el libro y se insiste una y otra vez en las mismas cosas: las gracias sexuales que hacen continuamente los hermanos, las constantes dudas de Ella y Reed en su relación y en dar un paso más allá o lo mala malísima que es la mujer del padre de Ella. En vez de resolver estas situaciones se insiste sobre ellas cuando de sobra deberían de estar superadas desde el primer libro.

Los de la relación de Ella y Reed merece un párrafo aparte, sobre todo lo que tiene que ver con su vida sexual a la que ellos hacen referencia cada dos por tres. Vamos a ver, almas de cántaro, os hacéis todo lo posible el uno al otro desde el primer libro, pero cuidado, Ella sigue siendo virgen y los dos están preocupadisimos con que ella pierda o no la virginidad. Mi no entender. Me ha parecido, desde el libro uno, una completa absurdez que se haga continua referencia a la virginidad de ella (que no a la de él, ojo) como si fuera el bien más preciado del universo, y esto me parece más absurdo todavía cuando desde el comienzo de la relación han mantenido relaciones, puede que no completas, pero no dejan de ser relaciones, al fin y al cabo. Que, por cierto, una vez que tienen relaciones completas por primera vez todo es maravillosisimo (faltaría más, por supuesto) y se entienden el uno al otro a las mil maravillas. Cosas que tienen de fanfics de adolescentes.
Soy un Royal, cariño. Yo no huyo. Lucho. 
Otra de las cosas que me han parecido horribles en el libro es el misterio del asesinato de Brooke. Sabemos que Reed no lo ha hecho, porque es el "bueno" y el protagonista de la historia básicamente, así que es un error divagar mil veces sobre si es inocente o no. Además, me parece que el tema juicios, interrogatorios, declaraciones de testigos, pruebas, etc, está fatal llevado, parece que las autoras se han tragado todas las series de policías, abogados y crímenes y lo han mezclado todo, pero no les queda bien, les queda muy cutre, aunque quizá esto ultimo tampoco importe mucho porque se trata de un libro para adolescentes y no le podemos pedir peras al olmo. Tampoco podemos pedir mucho de la resolución de este crimen porque, como sabía que iba a pasar, a falta de 20 páginas para acabar el libro se sacan de la manga la solución más básica y trillada que podían haber buscado y que hacen que este misterio sea lo más absurdo e innecesario que se ha introducido en esta historia. 

La narración, obviamente, sigue siendo la misma que la de un fanfic (creo que incluso habrá alguno mejor escrito); es un libro con diálogos sencillos, importados en ocasiones y horribles en otras, pero dinámicos, lo que hace que las páginas vuelen mientras lo leemos. En este apartado tengo que añadir también que al libro le hacen falta un par de correcciones, hay demasiados errores de edición que no deberían estar en un libro publicado.

Y ya para acabar los personajes, de los que no os puedo decir nada que no haya dicho ya, son todos clichés con patas y cada libro que pasa los he ido soportando menos y me han ido cayendo peor. Todos. Sin excepciones. Mencion especial a la pareja protagonista, pesados e intensos como ellos solos. De los demás no os digo mucho porque en esta telenovela, perdón novela, brillan todos por su ausencia. Como van a hacer un libro (¿o dos?) centrado en Easton, uno de los hermanos, en este casi ni aparece y los demás pues son figurantes de la historia, aunque casi que mejor porque hay algunos personajes secundarios que no sé ni para que llegan a aparecer. Hola, padre de Ella. 

En resumen, no sé por qué narices he llegado hasta el tercer libro de esta saga, bueno sí, porque de lo malos que son enganchan, aunque este último no me ha servido ni para eso. Si os gusta leer clichés y libros adictivos para adolescentes dadle una oportunidad a la saga.

PD: No tiene mucho que ver con la reseña, pero me parece desorbitado que los libros de esta saga que tienen unas 300 páginas cuesten 17 euros cada uno.


1.5/5

21/9/17

El mamoneo de las colaboraciones editoriales

Había hecho ya varias entradas de este tipo, pero nunca me animaba a subirlas y las terminaba borrando, hasta ahora. Este mes de septiembre muchas editoriales han puesto toda la carne en el asador y han lanzado sus libros más potentes del año. La mayoría de ellas lleva anunciando durante todo el verano a bombo y platillo muchos de estos lanzamientos, ergo, imagino, que muchos blogueros (bookstagramers y booktubers también) habrán mandado correos electrónicos a cada una de ellas solicitando ejemplares y este, amigos, es el motivo por el que he decidido escribir esta entrada: las colaboraciones. Porque he visto muchas cosas que me han parecido flipantes, pero no en el buen sentido, cosas que harían a Bella Swan y Anastasia Steele poner los ojos en blanco.


Primero de todo y punto más importante de esta entrada: cada bloggero, boostagramer, booktuber (la santísima trinidad que habla de libros en internet) habla de libros en sus respectivas redes sociales porque quiere, por tanto las editoriales no les debe nada. Partiendo de aquí, entiendo que muchos decís “Es que estamos dándole publicidad a esos libros”, vale sí y qué, ellos os han pedido que abráis un blog para hacer reseñas y decir que 50 sombras de Grey es la octava maravilla del mundo y que todo el mundo debería comprarlo, porque yo creo que no. Si empezáis en esto es porque os gusta leer y escribir vuestras opiniones (también hay quien empieza porque hay libros gratis, pero de esto hablaremos más abajo), así que teneis que considerar lo que haceis como un hobby que, según mi amiga la RAE, es una actividad que se practica en nuestro tiempo de ocio, imagino que como diversión, no como un fin para conseguir algo. Así que no tenéis derecho a exigir nada porque nadie os ha pedido nada.

Segundo punto que parece que mucha gente no tiene claro: una editorial es un negocio, no una ONG. Este punto es igual o más importante que el anterior, porque, queridos, una editorial no os manda un libro porque sí, porque vosotros los valéis y habéis escrito la reseña más chachiguay del mundo poniendo al libro por las nubes, una editorial mandará un libro a aquellas personas que tengan mayor alcance. 

¿Cómo se sabe el alcance que tiene alguien que publica en un blog (o donde sea)? ¿Cómo ha conseguido X persona tener 2000 seguidores? La mayoría de veces nuestros seguidores reales no tienen nada que ver que el número de personas que leen nuestras entradas, siendo estos números infinitamente más pequeños, así si un blog tiene 500 seguidores puede que sus entradas las visiten unos 100-150. Del mismo modo, muchos blogs consiguen los seguidores por iniciativas de te sigo y me sigues, a través de sorteos o a través de otros métodos muy cuestionables y poco nobles ¿Es injusto que un blog que hace reseñas horribles y empezó hace un par de meses tenga muchos más seguidores y colabore con mil editorial y uno que hace reseñas buenas no tenga nada? Sí, mucho, pero hay gente que tiene mucha cara y editoriales que miran números, además, respito una vez más, nadie nos debe nada.

Así leen muchos blogueros

Punto número tres: además de comprar libros físicos hay otras formas de conseguirlos, existen bibliotecas, intercambios, tarifas mensuales para leer casi todo lo que queramos, etc. Ahora bien, qué pasa con la gran mayoría de gente, pues que no quieren esperar a todo lo anterior porque una editorial anuncia X libro como si fuera la última coca cola en el desierto y se lo da a los booktubers más conocidos que se dedican a promocionarlo hasta la saciedad y claro, crea el ansia viva de muchos por tener ese libro en físico porque la portada es preciosa, todo el mundo lo tiene y yo quiero leerlo para reseñarlo en mi blog porque es lo que toca ahora, es aquí cuando vienen los piques y los tweets que no me canso de ver una y otra vez “Estoy harto de que la editorial no me mande nada”, “Siempre se le mandan libros a los mismos”, “Pedí el libro mucho antes que todos vosotros y me he quedado sin él”, “Yo no escribo reseñas para nada” y así infinidad de quejas, todas sobre más o menos lo mismo: no recibir la última publicación de una editorial. Pero repito, una vez más por si no os había quedado claro, no os deben nada. De hecho, yo si fuera editorial mandaría incluso menos ejemplares de los que mandan y vigilaría más con quién colaboro, porque a veces veo gente por ahí que colabora que no se merece nada o que tiene como hobby acaparar y coleccionar, que es el cuarto punto y problema de las colaboraciones.

Muchas personas tienen un serio problema con la cantidad de colabroaciones que hacen. Es casi impoble que pidáis más de diez-quince libros al mes y los leáis todos. Esos book haul masivos (que, para mí, son las peores entradas y videos que se hacen) solo sirven para aumentar esa vena consumista que todos tenemos, pero claro, queda guay tener una estantería llena de libros. Lo que más pena da es que a veces muchos no van a a leerlos en su vida (o sí, pero por encima para hacer la reseña y salir del paso) y están ahí para decorar o tenerlos pendientes siempre porque van a ir saliendo novedades que, obviamente también querrán, porque a esta gente se ve que les gustan y les interesan todos los libros. Así que reflexionad un poco sobre esto, si de verdad no os llama mucho la atención un libro no lo pidáis o no tenéis tiempo material para leer, si os lo ofrecen decid que no, seguro que alguien que de verdad lo quiere lo agradecerá si después lo recibe. No os obliguéis a pedir por pedir y leer por leer, esto lo hacemos, en teoría porque nos gusta, es un hobby. 

Ejemplo totalmente real de Book Haul masivo 

Creo que ya no hay más puntos, y eso que seguro que me he dejado muchas cosas en el tintero, pero esta entrada era más que nada para dejar clara mi opinión (porque en un tweet no me cabe todo) sobre las quejas acerca de las colaboraciones. Yo no colaboro con nadie, tampoco podría porque no tengo ni seguidores ni visitras ni na de na, hago esto porque me gusta, llevo aquí dos años medio opinando para bien o para mal sobre lo que leo y para ayudar a otra gente a la hora de elegir o no un libro, si estáis haciendo esto para conseguir libros gratis no sé que hacéis aquí. 


PD: Esta entrada no pretende generalizar en ningún momento, hay gente que colabora de forma sabia y merecidamente, lee todo lo que le mandan y da su sincera opinión en su blog o canal.

PD2: Algún día de estos me animaré a subir una entrada de las reseñas peloteras (haciendo la pelota a la editorial, por si no había quedado claro con la palabra) que hacen muchos blogs y que a mí me parecen absurdas y, por supuesto, engañosas. 

20/9/17

Reseña El príncipe roto



TÍTULO: El príncipe roto

AUTOR: Erin Watt

EDITORIAL: Oz

PRECIO: 17 €

NÚMERO DE PÁGINAS: 288

SINOPSISEl mundo de los Royal se viene abajo. Reed Royal lo tiene todo: es guapo, está forrado y es popular. Las chicas hacen cola para salir con él, y los chicos sueñan con ser él. Pero a Reed solo le importa su familia… hasta que Ella Harper llega a su vida. El odio que siente hacia la joven se convertirá en un sentimiento completamente distinto… Reed quiere a Ella. La necesita. Sin embargo, un estúpido error hará que todo su mundo se desmorone. Ella no quiere estar con Reed. Dice que se destruirán el uno al otro. Y tal vez tenga razón… SI REED QUIERE RECUPERAR A SU PRINCESA, TENDRÁ QUE DEMOSTRAR QUE ES DIGNO DE ELLA.


Después de que la primera parte de esta trilogía (de la que tenéis la reseña en el blog) me dejara con unas ganas tremendas de más, no podía esperar a ponerle las manos encima a este libro, que engancha tanto como el primero. Obviamente, esta reseña tiene spoilers del final de la primera parte, así que si no queréis saber nada leed directamente la conclusión en el último párrafo.

La historia comienza unos instantes antes del final del primer libro, para que conozcamos lo que pasó en ese final de infarto, pero desde la otra perspectiva, es decir, desde el punto de vista de Reed. De esta forma, el libro empieza con Reed en la cama con Brooke, la novia de su padre, y con Ella huyendo de la casa de los Royal tras descubrir el engaño (o no) de su novio. 

En este libro tenemos dos voces narrativas en primera persona, Reed y Ella. Reed nos narrará los primeros capítulos hasta que Ella vuelve a aparecer y partir de ahí irán intercalándose las perspectivas de ambos. Debo decir que al principio no me convencía que el libro esta vez se contara desde el punto de vista de dos personajes (aunque tenía todo el sentido que El príncipe roto fuera Reed), pero conforme avanza la historia la narración me ha ido convenciendo, puesto que llegamos a conocer mucho más fondo a Reed, al que solo lo conocíamos por lo que nos decía Ella. 

La forma de narrar es igual que en la primera parte, parece un fanfiction malo de Wattpad, así que hay muchos diálogos bastante dinámicos y ridiculos a veces que te ayudan a avanzar a toda velocidad en la lectura y pocas descripciones, aunque suficientes, para ubicarnos en el contexto. La narración de las escenas de sexo sigue sin gustarme (vuelvo a decir en esta reseña que quizá es porque a mí no me gusta la novela erotica), yo siempre prefiero que se sugiera o que se narre de una forma menos gráfica y si se tuviera que recurrir a lo gráfico que estuviera bien narrando, pero este no es el caso. 

La historia es más de lo mismo que en el anterior, es un culebrón juvenil en toda regla que se va liando cada vez más hasta el punto de que ya no te llevas sorpresas y te esperas (y quieres) que pasen todos los disparates posibles que pueden ocurrir en una telenovela. Las situaciones que ocurren en el instituto son el mejor ejemplo de culebrón, no pueden ser más inverosímiles e infantiles, muy propias de series juveniles tipo Rebelde Way o Gossip Girl.
Ella es mia y siempre lo ha sido. Desde incluso antes de conocernos, ella era mía y yo era suyo. 
Del final no puedo decir mucho porque os destriparía todo lo que está por venir (aviso: no leáis la última frase del libro), pero sabía que eso que pasa iba a pasar en algún momento. Quiero decir, una vez que eres consciente de que estás leyendo un culebrón y si estás curtido en el género telenovelesco  sabes que ese tipo de cosas pueden y deben a pasar. Eso sí, deja con mucha intriga de cara a la tercera parte. 

En conclusion, si os gustó la primera parte esta seguro que también os gustará, si no habéis leido todavía ni la primera parte y os animáis a hacerlo id sabiendo que el libro en cuanto a calidad deja mucho que desear, está fatal escrito, tiene clichés por todas partes y es misógino y machista. Sin embargo, si pasamos todo eso por alto, es un muy buen entretenimiento y las páginas pasan solas, de hecho, a mí ni el primero ni el segundo me han durado más de 24 horas. Es lo que tienen las telenovelas malas, una vez que vez un capítulo acaba ya necesitas ver con ansias el siguiente.


3/5

12/9/17

Reseña Yo estuve aquí



TÍTULO: Yo estuve aquí

AUTOR: Gayle Forman

EDITORIAL: Puck

PRECIO: 13,30 €

NÚMERO DE PÁGINAS: 288

SINOPSISEl suicidio de Meg ha dejado a Cody devastada. Meg era la chica que todas querrían ser: admirada, inteligente, brillante, con una personalidad arrolladora… ¿Qué la ha llevado a poner fin a su vida, y de forma tan meticulosa, tan planificada? ¿Cómo es posible que Cody haya pasado por alto las señales de que algo así pudiera suceder, si ambas lo compartían todo? 

Cody necesita entender, conocer, reescribir su amistad. Eso es lo que intenta cuando se desplaza a la universidad de Tacoma a recoger las cosas de Meg. Un viaje que pondrá en entredicho todo cuando creía saber sobre su amiga. Un camino que la enfrentará a cuestiones difíciles de sobrellevar… y que la llevará al límite de sí misma.



De esta autora ya había leído la famosa bilogía Si decido quedarme, cuya primera parte me convenció, pero la segunda no tanto. Este libro vuelve a tocar algunos de los temas que se tocaron en estos libros y cumple de sobra con la finalidad de cualquier libro, entretener al lector. A continuación os cuento un poco más sobre él.

En Yo estuve aquí conocemos a Cody, cuya historia comienza poco después del suicidio de su mejor amiga, Meg. Cody sobrelleva la pérdida de Meg apoyándose en los padres de esta y haciendo vida normal, aunque sigue sin entender por qué su amiga hizo lo que hizo, pues, aunque le dejó una nota de suicidio, Meg nunca había tenido problemas ni había mostrado tendencias suicidas, de hecho tenía una vida aparentemente feliz. Para seguir adelante Cody ayuda a los padres de Meg a recoger sus objetos personales de la universidad donde estudiaba, es entonces cuando empieza a descubrir cosas de su amiga que hasta entonces no sabía y empezará a investigar las razones que la han llevado a suicidarse. 

Estamos ante una historia de duelo, de pérdida y de cómo cada persona sobrelleva la muerte de un ser querido. Asimismo, estamos también ante un libro que trata el suicidio; no entro en si este tema está mejor o peor tratado, yo no soy psicóloga y no entiendo del tema, aunque sí os puedo decir que en este libro el suicidio no surge de la nada ni es consecuencia de algo concreto, sino que forma parte de una cadena.
...había una frase, la favorita de Meg, que permanecía grabada en el metal: "Yo estuve aquí". A ella le encantaba. "¿Qué mas puedes decir?"
El libro se narra en el presente, en primera persona, intercalándose con correos electrónicos de Meg para que entendamos mejor su historia, sus pensamientos y sentimientos. La narración no tiene más, es un libro juvenil y como tal es dinámica, se intercalan diálogos simples, pero no forzados, y descripciones no muy detalladas, aunque suficientes para situarnos espacial y temporalmente.

Es una historia sencilla, pero eficaz, que tiene un halo de misterio, pero su principal propósito no es descubrir lo que hay detrás de el suicidio de Meg (aunque querer descubrir el aparente motivo que la ha llevado a suicidarse te mantendrá enganchado durante la mayor parte la novela), sino que pretende contar una historia y, sobre todo, desarrollar unos personajes que no tienen nada especial, son personas normales y corrientes y eso es algo que ha valorado bastante de la novela. Cody no está constantemente pensando en sus amoríos (aunque los hay, pero no son la base del libro), tampoco piensa en cómo la juzgarán otras personas o se martiriza una y otra vez por la situación que le ha tocado vivir. Ella sabe que esa es su vida y lo que tiene que hacer para salir adelante, como todos y cada uno de nosotros en la vida. Los demás personajes son secundarios y respecto a esto quizá sí que me hubiera gustado que se viera un poco más el pasado de Meg, pero entiendo que la historia es post-suicidio y que no va de eso.
"No podemos elegir cuándo nacemos, ni por lo general cuándo morimos. El suicidio es la única excepción. 
Es un libro corto, que es rápido y fácil de leer y que, dentro del ámbito juvenil, te hará conocer un poquito más una enfermedad mental como es la depresión, cómo lidian el resto de personas con ella y sus consecuencias. El libro también tiene un punto de intriga, pero no esperes mucho de su resolución. Así que si queréis un libro sobre amor, amistad y duelo os lo recomiendo.


3/5