24/8/15

Mis fragmentos literarios favoritos I

Todos tenemos frases o fragmentos de películas o libros que nos sabemos de memoria, ya sea porque nos sentimos identificados con lo que dicen o porque simplemente nos gustan.
En esta ocasión he querido recopilar algunos (muy pocos) de mis fragmentos literarios favoritos (y un poema). Todos ellos pertenecen a libros que por una razón u otra me marcaron en el momento en el que los leí y, por ello, los recuerdo a la perfección.

Quien no haya pasado tardes enteras delante de un libro, con las orejas ardiéndole y el pelo caído por la cara, leyendo y leyendo, olvidado del mundo y sin darse cuenta de que tenía hambre o se estaba quedando helado... Quien nunca haya leído en secreto a la luz de una linterna, bajo la manta, porque Papá o Mamá o alguna otra persona solícita le ha apagado la luz con el argumento bien intencionado de que tiene que dormir, porque mañana hay que levantarse tempranito... Quien nunca haya llorado abierta o disimuladamente lágrimas amargas, porque una historia maravillosa acaba y había que decir adiós a personajes con los que había corrido tantas aventuras, a los que quería y admiraba, por los que había temido y rezado, y sin cuya compañía la vida le parecería vacía y sin sentido.
La historia interminable Michael Ende


En cualquier lugar que estuvieran, recordaran siempre que el pasado era mentira, que la memoria no tenía caminos de regreso, que toda primavera antigua era irrecuperable, y que el amor más desatinado y tenaz era de todos modos una verdad efímera.
Cien años de soledad Gabriel García Márquez


Es mucho más difícil juzgarse a sí mismo, que juzgar a los otros. Si consigues juzgarte rectamente es que eres un verdadero sabio.
El principito Antoine de Saint-Exupéry


La frase 'todo tiempo pasado fue mejor' no indica que antes sucedieran menos cosas malas, sino que -felizmente- la gente las echa en el olvido.
El túnel Ernesto Sábato


No te quedes inmóvil
al borde del camino
no congeles el júbilo
no quieras con desgana
no te salves ahora
ni nunca
no te salves
no te llenes de calma
no reserves del mundo
sólo un rincón tranquilo
no dejes caer los párpados
pesados como juicios
no te quedes sin labios
no te duermas sin sueño
no te pienses sin sangre
no te juzgues sin tiempo

pero si
pese a todo
no puedes evitarlo
y congelas el júbilo
y quieres con desgana
y te salvas ahora
y te llenas de calma
y reservas del mundo
sólo un rincón tranquilo
y dejas caer los párpados
pesados como juicios
y te secas sin labios
y te duermes sin sueño
y te piensas sin sangre
y te juzgas sin tiempo
y te quedas inmóvil
al borde del camino
y te salvas
entonces
no te quedes conmigo.
No te salves Mario Benedetti


2 comentarios:

  1. Me encanta el poema de Benedetti. Bueno, me gustan casi todos sus poemas pero creo que este tiene algo especial.
    Gracias por compartir con nosotros tus fragmentos preferidos.
    Bicos.

    ResponderEliminar
  2. Holaaa Me encanta la de Cien años de soledad :D Y Benedetti me gusta mucho

    Un saludo!

    ResponderEliminar